homilias

7 de octubre de 2018

No es bueno que el hombre esté solo

XXVIl del TIEMPO ORDINARIO

TEXTOS: Gn 2,18-24; Sal 127; Hb 2,9-11; Mc 10,2-16

No es bueno que el hombre esté solo - XXVIl del TIEMPO ORDINARIO

 

El relato del Génesis nos deja esta sentencia: “no es bueno que el hombre esté solo”. Así se expresa el relato bíblico, con un lenguaje lleno de simbolismos, al relatarnos la creación del mundo y del hombre y la mujer. Prisionero de su tiempo y de la cultura de entonces, el relato adolece de un lenguaje centrado en lo masculino. 

Hay que encuadrar cada relato en su tiempo.  Pero lo realmente valioso es el mensaje que trasmite, un mensaje universal en el espacio y el tiempo: el libro del Génesis nos dice que Dios creó al hombre y a la mujer. Y añade que los creó “a su imagen y semejanza”, esto es, iguales en dignidad y derechos: son los derechos de los hijos e hijas de Dios. 

Pero hay en todo el relato una idea que se repite, como la voz baja de una canción polifónica: Dios crea al hombre y la mujer por amor. Y así Dios rompe su aparente soledad. Hasta Dios, que lo tiene todo, se manifiesta deseando tener compañía. Y nos crea como hombres y mujeres para romper la soledad y enriquecernos con el lazo del amor. Un lazo que se expresa en amistad, en matrimonio y en familia.

En el fondo, el canto de la creación es una denuncia de la soledad: “no es bueno que el hombre esté solo”. Y hombre y mujer, todo el género humano, se presenta como una gran familia a la que se le regala la naturaleza, el tiempo el espacio para su disfrute.

Y Dios creó la pareja, “hombre y mujer los creó”, para que desarrollasen la vocación al amor a la que hemos sido todos llamados. Un amor de generosidad y entrega al prójimo, al alcance de todos, y un amor que construye la familia, desde la riqueza de la entrega mutua del hombre y la mujer; amor que recrea la paternidad de Dios. 

Pero para nadie es un secreto que el matrimonio es hoy una institución agredida. Quiere quebrarse su significado original. Quiere llamarse matrimonio a lo que simplemente se debería llamar pareja. Hoy los cristianos, debemos manifestar con claridad lo que es para nosotros el matrimonio, y ofrecerlo con valentía a una sociedad que anda algo confusa. 

El matrimonio cristiano es algo más que la ruptura de la soledad del individuo; algo más que irse a vivir juntos, o compartir inquietudes… El matrimonio cristiano es “sacramento”, o sea, un signo visible del plan del Dios sobre el hombre y la mujer. Dios llama, a muchos hombres y mujeres a construir, en la mutua entrega, una familia que haga presente el amor de Dios. Una familia abierta a la vida, que regale a la Iglesia y a la sociedad el don maravilloso de los hijos.

“No es bueno que el hombre esté solo”, afirma el Génesis; pero, hoy, habría que afirmar también que, hablando del matrimonio, no vale cualquier compañía. 

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Homilías anteriores

IIIº Domingo de ADVIENTO
16 de diciembre de 2018
  El "resto de Israel", el pueblo sencillo y creyente, vivía su tiempo como "tiempo de Dios": estaban a la espera de la revelación del Mesías prometido, que traería la salvación de todos. Esta espera, que alienta el tiempo de la esperanza de la liberación del pueblo de Israel es vivida intensamente. Y ello llevaba a verlo todo como provisional. De ahí la pregunta de los discípulos de Juan el Bautista: ¿Qué tenemos que hacer mientras esperamos al Mesías?La respuesta...
IIº Domingo de ADVIENTO
9 de Diciembre de 2018
  Adviento es tiempo de conversión. Tiempo de preparar los caminos y enderezar las sendas de nuestra vida, para que se acerque el Mesías que inaugura el Reino de Dios. Pero esto que parece un trabajo humano, tiene su origen en la gracia divina: sólo Dios puede realmente allanar los caminos de conversión del hombre, sólo Dios puede enderezar lo torcido en el interior del ser humano. Porque sólo Él conoce en lo profundo la dureza del corazón de piedra...
Solemnidad de la INMACULADA CONCEPCIÓN
8 de diciembre de 2018
  Una imagen vale más que mil palabras, dice el refrán. Pero habría que precisar hoy: "Y una palabra vale más que mil papeles". Vivimos tiempos de papeles. Montañas de papeles y documentos para cualquier cosa, para lo más simple. Y en el fondo es una cuestión de confianza: el hombre se fía cada vez menos del hombre. La palabra dada va quedando arrinconada y casi nadie se la cree. ¡Qué lejos estamos de aquellos tratos que se firmaban con...
Iº Domingo de ADVIENTO
2 de diciembre de 2018
Hoy hay en el mercado “muchas ofertas de salvación”. Son religiones a la carta en las que cada uno diseña, incluso por ordenador “como quiere salvarse y quien va a ser su salvador”. Pero la frustración termina despertándonos de este sueño. Al auténtico Dios no se le “diseña” sino que se descubre, se acepta y se le ama. Porque descubrir a Dios es antes que nada “sentirse amado por Él”. El amor es el lenguaje y la palabra definitiva de...