El sacramento del matrimonio

¿Casarme por la Iglesia?

“Dios, que es amor y creó al hombre por amor, lo ha llamado a amar. Creando al hombre y a la mujer, los ha llamado en el Matrimonio a una íntima comunión de vida y amor entre ellos, «de manera que ya no son dos, sino una sola carne» (Mt 19,6). Al bendecirlos, Dios les dijo: «Creced y multiplicas» (Gn 1,28)” (Compendio del Catecismo, n. 337).

            El sacramento del Matrimonio, se funda en el consentimiento de los contrayentes, es decir en la voluntad de darse mutua y definitivamente con el fin de vivir una alianza de amor  fiel y fecundo. La alianza matrimonial, por la que un hombre y una mujer constituyen una íntima comunidad de vida y de amor, fue fundada y dotada de sus leyes propias por el Creador. Por su naturaleza está ordenada al bien de los cónyuges así como a la generación y educación de los hijos. Entre bautizados, el matrimonio ha sido elevado por Cristo a la dignidad de sacramento .

            La Sagrada Escritura se abre con el relato de la creación del hombre y de la mujer a imagen y semejanza de Dios (Gn 1,26-27)  y se cierra con la visión de las “bodas del Cordero” (Ap 19,9). De un extremo a otro la Escritura habla del matrimonio y de su misterio, de su institución y del sentido que Dios le dio, de su origen y de su fin, de sus realizaciones diversas a lo largo de la historia de la salvación, de sus dificultades nacidas del pecado y de su renovación “en el Señor”.

            El mismo Dios “es el autor del matrimonio”. La vocación al Matrimonio se inscribe en la naturaleza misma del hombre y de la mujer, según salieron de la mano del Creador. El Sacramento del Matrimonio es un signo del amor de Cristo a su Iglesia, a la que considera “su esposa”. Por ello, se pide a los esposos que su amor esté a la altura del amor de Cristo por su Iglesia.

            Los esposos son los “ministros” del sacramento del Matrimonio. Es el único sacramento en el que el ministro no es el sacerdote. El sacerdote es un “testigo de la Iglesia” que acompaña y certifica el sí dado mutuamente.

            Dios que ha creado al hombre por amor, lo ha llamado también al amor, vocación fundamental e innata de todo ser humano. Y este amor que Dios bendice en el matrimonio tiene unas cualidades especiales: la unidad, la indisolubilidad y la apertura a la fecundidad son esenciales al matrimonio.

            El hogar cristiano, construido sobre el amor de los esposos, que se hace fecundo, es el lugar en que los hijos reciben el primer anuncio de la fe. Por eso, la casa familiar es llamada justamente “Iglesia doméstica”, comunidad de gracia y de oración, escuela de virtudes humanas y de caridad cristiana.

¡Vive con alegría tu matrimonio!
O, en su caso, ¡prepara bien tu boda!

Prepara tu boda

QUEREMOS CASARNOS ANTE EL SEÑOR Y EN SU IGLESIA

No olvidéis el canto al amor de San Pablo, en la Primera carta a los corintios, capítulo 13, comentado por el papa Francisco en la Exhortación Amoris laetitia (La alegría del amor), cap. IV:

El amor es comprensivo, el amor es servicial y no tiene envidia; el amor no presume ni se engríe; no es mal educado ni egoísta; no se irrita, no lleva cuentas del mal; no se alegra de las injusticias, sino que goza con la verdad. Disculpa sin límites, cree sin límites, aguanta sin límites. El amor no pasa nunca.

Papa Francisco

Enhorabuena por vuestra decisión de contraer matrimonio por la Iglesia. Eso significa que deseáis realizar vuestra vocación cristiana. El fin de toda vocación cristiana es reflejar el amor de Dios: vosotros habéis sido llamados a reflejarlo como matrimonio y en familia; a eso os llama el Señor.

El momento de preparar vuestra boda, es una ocasión propicia para preguntaros sobre vuestra fe: cómo la vivís, dónde la celebráis… Aquellos novios que no están confirmados, deben plantearse la recepción del Sacramento de la Confirmación, que completa, junto al Bautismo y la Eucaristía, la Iniciación Cristiana.

PARA PREPARAR VUESTRA BODA

1. Contactar con vuestra Parroquia, para informaros de los Cursos de Preparación al Matrimonio y la Vida Familiar. Son necesarios para la celebración del matrimonio y pueden hacerse en el Arciprestazgo de la novia o del novio. Conviene realizarlos cuanto antes mejor y no tienen fecha de caducidad.

2. Precisáis esta documentación:

  • Partida de Bautismo, si es de diferente diócesis legalizada por el obispado correspondiente y de fecha reciente (menos de 6 meses).
  • Certificado de nacimiento o fotocopia de vuestra hoja del libro de familia de vuestros padres.
  • Certificado de soltería.
  • Certificación de haber realizado el “Curso de Preparación al Matrimonio y la Vida familiar”.
  • Fotocopia del DNI.

3. Con esta documentación se realiza el expediente matrimonial (“los dichos”) en la parroquia de la novia o del novio o en aquella en la que vais a residir de casados. Debéis concretar la fecha de este acto con el sacerdote con la debida antelación, para evitar las prisas de última hora. Tened en cuenta que, una vez hecho el expediente, tienen que hacerse las proclamas (durante tres domingos o días de fiesta) en las parroquias de residencia de los dos. En el caso de que uno de vosotros viva en una población distante -y siempre que pertenezca a otra diócesis- consultad con el sacerdote.

Para hacer el expediente debéis llevar dos testigos, mayores de edad y con los que no tengáis parentesco.

¡Nuestra felicitación por construir una familia cristiana!

No solo preparamos nuestra boda,
estamos poniendo los cimientos
de una nueva familia cristiana.

Los Cursos de preparación al Matrimonio y la vida Familiar no son unos meros cursillos para la boda. Iniciamos una PREPARACIÓN PARA CELEBRAR EL SACRAMENTO DEL MATRIMONIO Y FUNDAR UNA NUEVA FAMILIA.

Nuestra formación debe proseguir para ser buenos esposos y buenos padres.

Fechas cursos matrimoniales

Fechas de los Cursos 2017-2018 en nuestro Arciprestazgo

2017

Septiembre

Del 25 al 29

Parroquia Stella Maris

Octubre

Del 14 al 15

Parroquia San Gabriel

2018

Enero

Enero a Marzo
3º domingos
11-13 h.

Parroquia San Gabriel

Febrero

Del 12 al 16

Parroquia Ntra. Sra. del Carmen

Del 5 al 9

Parroquia N. S. de las Angustias

Abril

El 16 al 22
20:30 h.

Parroquia San Pedro Apóstol

Mayo

Del 14 al 18

Parroquia Ntra. Sra. del Carmen

Junio

Del 25 al 29

Parroquia Stella Maris

Junio – Julio

24 junio
1 julio
8 julio
10 a 14 h. 

Parroquia S. Juan de la Cruz

Septiembre

Del 24 al 28

Parroquia Stella Maris

Octubre

13 y 14

Parroquia San Gabriel

Cursos anuales

Parroquia
San Pedro 
Apóstol

Parroquia
del Corpus Christi

Últimos domingos

Parroquia
San Miguel