homilias

6 de enero de 2019

Unos magos con “buena estrella”

Solemnidad de la EPIFANÍA del Señor

TEXTOS: Is 60,1-6; Sal 71; Ef 3,2-6; Mt 2,1-12

Solemnidad de la EPIFANÍA del Señor

 

Con nuestra mentalidad del siglo XXI, casi nos suena a leyenda oriental. Una estrella revela a unos Magos: «¡ha nacido el Salvador!». Luego, la piedad popular ha completado la escena. Los Magos son tres: uno blanco, otro amarillo y otro negro ¡Qué colorido! Es el resumen de las razas humanas. Todas, ya desde el inicio están invitados a contemplar al recién nacido Hijo de Dios, al Mesías Salvador. Los pastores acaban de irse. Qué maravilla de nacimiento ¡sin exclusivas publicitarias! 

Estos tres personajes, con sus dones y sus pajes, parecen desentonar con el contexto de pobreza en que se expresa la Navidad. Pero no. Los Magos, con su adoración solemne y grandes honores, descubren al Dios que se esconde en el Niño Jesús. A ellos se ha manifestado primero el Señor, pero ellos mismos son ya una manifestación de Cristo Salvador: a todos los hombres, a todos los rincones. Estos Mayos, reyes con poder y dinero, no se asombran ante el cuadro encontrado: una mujer con un Niño, y de cuna un pesebre. Ellos superando leguas de desierto y tiranos como Herodes, superan sus propios criterios y quedan rendidos ante el pobre de Belén. En representación de todos los que a lo largo de los tiempos buscarán al Señor, ellos le adoran admirados: es el asombro de la fe. Y también por causa de su fe, comenzarán a ser perseguidos. 

Dios no puede ocultarse y brilla más que todas las estrellas. Y también nos regala a cada uno brillo de su amor, en una estrella que nos guía a través de la noche de los sentidos a la claridad de la aurora de la fe. Dios no deja a nadie sin su Epifanía, sin su manifestación, con signos como estrellas, que son como besos divinos. Pero el problema del hombre de hoy es levantar la mirada al cielo y saber descubrir entre las estrellas el camino hacia Dios.

Los Reyes abrieron el cofre de su agradecimiento y le ofrecen al Niño: “oro, incienso y mirra”. Y esto nos desorienta: siempre hemos pensado que el oro es para amontonarlo y estamos acostumbrados a ver correr a la gente detrás de él, y nunca se nos ocurrió que alguien pudiera correr detrás de una estrella para depositar todo el oro que se tiene a los pies de un Niño pobre, recostado entre pajas. Y el incienso, que suena a divino, es sólo ofrenda para Dios, pero a veces lo convertimos en droga que se nos sube a la cabeza y bajo su efecto empezamos a ver a todos como si fueran pigmeos. No se puede absorber el incienso, ni se puede echar a los demás, porque les sucedería lo mismo. El incienso hay que depositarlo, como olor agradable, sólo a los pies de Dios. También le ofrecieron mirra, un perfume oriental que significa fiesta y alegría. La alegría que tuvieron al ver la estrella por primera vez, y la alegría de que se inundaron cuando volvió a aparecer sobre ellos después de la visita a Herodes. Se necesita la alegría en la vida. Con poco oro se puede vivir, el incienso es un lujo, pero la alegría es un artículo de primera necesidad. Por eso los Magos la comparten y la ofrecen. 

Cada uno de nosotros estamos llamados a manifestar a Dios al mundo. Aunque seamos poca cosa: ¡más vale encender una cerilla que renegar de la oscuridad! ¡Ojala que a todos nos guie en la vida una “buena estrella”!

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Homilías anteriores

II domingo del Tiempo Ordinario
20 de enero de 2019
Caná de Galilea sería una aldea perdida en el olvido, si en ella no se hubiese dado un milagro: el primer milagro de la vida de Jesús. Un milagro que surge por una recomendación muy influyente.  Es un pasaje muy popular del Evangelio. Todos lo recordamos: María de Nazaret es invitada a una boda en la aldea vecina de Caná; seguramente es la boda de un pariente. Y María, se hace acompañar por su Hijo. Y la Madre, contemplando al...
IIIº Domingo de NAVIDAD: El Bautismo de Jesús
13 de enero de 2019
La escena ha sido objeto de bellos cuadros: Juan el Bautista en la orilla del Jordán, predicando a sus seguidores y largas colas que se acercan para ser bautizados. El profeta, revestido de piel de camello, no cesa de anunciar que el Reino de Dios está inminente, que el Mesías Salvador está ya en medio de su pueblo. Y a lo lejos, se acerca, confundido entre el pueblo sencillo, como uno más de la cola, Jesús de Nazaret. Aparentemente, un...
Santa María, Madre de Dios. Jornada mundial de la Paz
1 de enero de 2019
  “A Belén, pastores...” El canto popular ha inundado nuestras celebraciones. Aquellos sencillos hombres fueron testigos asombrados del mayor de los milagros: ellos contemplaron, los primeros, con asombro el “primer portal de Belén”. El último domingo del año, la Iglesia nos ofrecía la contemplación de la familia. El primer día del año, la Iglesia lo dedica a María Madre de Dios, adornándolo con la Jornada mundial de la paz. Familia, maternidad y paz no son palabras ajenas.  "Encontraron a María,...
Domingo de la Sagrada Familia
30 de diciembre de 2018
  Hace unos días contemplábamos al Niño nacido en el portal de Belén. Y a los pastores acudiendo a adorarle. El Niño va creciendo y el evangelio de hoy nos dice que se perdió le "encontraron en el templo, en medio de los doctores". El pasaje es entrañablemente familiar: José y María peregrinan a Jerusalén y a la vuelta "se pierde el niño Jesús". Y María y José le buscan afanosos. Y al encontrarle en medio de los doctores, después...