homilias

2 de diciembre de 2018

¡Espabilaos! “Se acerca vuestra salvación”

Iº Domingo de ADVIENTO

TEXTOS: Jr 33,14-16; Sal 24; 1Ts 3,12-4.2.; Lc 21,25-28.34-36

Iº Domingo de ADVIENTO - ¡Espabilaos! “Se acerca vuestra salvación”

Hoy hay en el mercado “muchas ofertas de salvación”. Son religiones a la carta en las que cada uno diseña, incluso por ordenador “como quiere salvarse y quien va a ser su salvador”. Pero la frustración termina despertándonos de este sueño. Al auténtico Dios no se le “diseña” sino que se descubre, se acepta y se le ama. Porque descubrir a Dios es antes que nada “sentirse amado por Él”. El amor es el lenguaje y la palabra definitiva de Dios.

Cuando “buscamos a Dios”, lo mejor es “dejarse encontrar por Él”. Dios, lleva tiempo buscándonos, incluso a veces camina al paso de nuestro sombra. Pero Dios es respetuoso con su criatura: no le fuerza sino que se ofrece a su libertad, para ser acogido. Porque en el amor la violencia, física o síquica, es su negación. No se puede amar “a la fuerza”.

Iniciamos el Adviento, cuatro semanas de espera y esperanza para rememorar el tiempo grandioso de la Navidad: cumbre de la generosidad divina, en la que Dios se acerca tanto al hombre que “se hace hombre” como nosotros. Y a los hombres nos regala ser “hijos de Dios”.

La historia de Israel, pueblo elegido de Dios, es una historia de frustraciones. Hasta los propios reyes decepcionaron las esperanzas que en ellos puso el pueblo de Dios. Querían “diseñar” a su propio dios y colgar del poder humano su esperanza. Sintiéndose defraudados, suspiran: ¿cuándo vendrá el auténtico Salvador, el Mesías?

La salvación prometida por Dios a todos los hombres es una salvación donada gratuitamente que sólo necesita la aceptación benevolente del hombre. Dios Salvador, una vez por todas, vino a traernos la salvación a la humanidad como fruto de la Redención. Pero la salvación de Dios “está siempre viniendo”, porque siempre es recibida por hombres y mujeres de todos los tiempos.

“¡Espabilaos! hermanos”, la salvación que un día nos trajo Jesús de Nazaret, en un momento histórico, toca ahora a tu puerta y espera tu respuesta sincera, ágil y comprometida. La salvación está cerca, pero corren tiempos en los que se embota la mente con el vicio y la preocupación por el dinero, el poder o la superficialidad de una vida vivida a golpe de sentidos -tacto, gusto, vista- y olvido de la palabra y el beso del amor.

Cada Adviento no es sólo recuerdo histórico del Nacimiento del Hijo de Dios en Belén; es, también, un anuncio de la segunda venida del Mesías al final de los tiempos, en la que el Señor juzgará con justicia a los pueblos. No sabemos ni el día ni la hora. Por ello, recomienda el apóstol Pablo:“Estad siempre despiertos y manteneos en pie ante el Señor”.

En Adviento, Dios vuelve a afirmar su amor a los hombres. Y espera nuestra respuesta de amor: es tiempo de conversión.

¿Te ha gustado? Comparte este artículo

Homilías anteriores

IIIº Domingo de ADVIENTO
16 de diciembre de 2018
  El "resto de Israel", el pueblo sencillo y creyente, vivía su tiempo como "tiempo de Dios": estaban a la espera de la revelación del Mesías prometido, que traería la salvación de todos. Esta espera, que alienta el tiempo de la esperanza de la liberación del pueblo de Israel es vivida intensamente. Y ello llevaba a verlo todo como provisional. De ahí la pregunta de los discípulos de Juan el Bautista: ¿Qué tenemos que hacer mientras esperamos al Mesías?La respuesta...
IIº Domingo de ADVIENTO
9 de Diciembre de 2018
  Adviento es tiempo de conversión. Tiempo de preparar los caminos y enderezar las sendas de nuestra vida, para que se acerque el Mesías que inaugura el Reino de Dios. Pero esto que parece un trabajo humano, tiene su origen en la gracia divina: sólo Dios puede realmente allanar los caminos de conversión del hombre, sólo Dios puede enderezar lo torcido en el interior del ser humano. Porque sólo Él conoce en lo profundo la dureza del corazón de piedra...
Solemnidad de la INMACULADA CONCEPCIÓN
8 de diciembre de 2018
  Una imagen vale más que mil palabras, dice el refrán. Pero habría que precisar hoy: "Y una palabra vale más que mil papeles". Vivimos tiempos de papeles. Montañas de papeles y documentos para cualquier cosa, para lo más simple. Y en el fondo es una cuestión de confianza: el hombre se fía cada vez menos del hombre. La palabra dada va quedando arrinconada y casi nadie se la cree. ¡Qué lejos estamos de aquellos tratos que se firmaban con...
XXXIV del TIEMPO ORDINARIO. CRISTO REY
25 de noviembre de 2018
Celebramos el último domingo del Año Litúrgico. Se nos habla del fin del mundo. Y ante estas lecturas, solemos quedarnos atónitos, cómplices en un silencio inquietante.  “Nadie sabe el día ni la hora”, pero sí sabemos que hay un final de la vida y del mundo. Si sólo miramos el final del mundo o de los tiempos, desde nuestras cortas entendederas, podemos caer en una depresión que nos haga cerrarnos a la luz del porvenir y nos impulse a querer...